HOMEABOUT USCOLOPHONCONTACTPUBLICATIONSLINKS
Todos lo Sabemos
(O Deberíamos Saberlo)
By
Camila Montecinos

 
Palabras clave:  Tecnologías básicas; Derechos de propiedad intelectual; Fitomejoramiento.
Cita literal: Montecinos, C. (1999), "Todos lo Sabemos (O Deberíamos Saberlo)." Monitor de Biotecnología y Desarollo, Compendio 1995-1997, p. 45-46.

Los países en desarrollo deberían concentrarse en la ciencia y la tecnología modernas en vez de hacerlo en el conocimiento local de tipo mitológico, dijo Daniel Goldstein en el artículo de la Página 24 del número 20 de Monitor. Según Camila Montecinos, esa opinión ilustra los prejuicios contemporáneos con respecto al conocimiento local. El reconocer la diversidad existente en las formas cognitivas brindaría nuevas oportunidades para el desarrollo del Sur.

El primer prejuicio de Daniel Goldstein es que parte del supuesto de que la ciencia moderna y su tecnología asociada son la única forma de resolver los problemas y de satisfacer las necesidades del mundo. No cabe duda de que tanto la ciencia como la tecnología modernas tienen mucho que ofrecer pero también crean problemas. La contaminación del agua provocada por los productos agroquímicos, el aumento de la resistencia a las plagas y las enfermedades, el acelerado empobrecimiento genético, la erosión del suelo debida al monocultivo y el aumento de la salinidad de las tierras de regadío son apenas unos ejemplos de lo que puede ocurrir cuando se considera que la tecnología moderna es, por definición, un progreso y se la utiliza como la panacea universal. El motivo por el cual millones de agricultores en los países en desarrollo no han adoptado la tecnología moderna no reside en que ‘no la conozcan’ ni tampoco en que deseen permanecer ‘en su estado de atraso’. Lo que pasa es simplemente que ésta no se adapta a sus necesidades. En consecuencia, los agricultores tienen derecho a buscar alternativas.
El segundo prejuicio es una forma clásica de subestimar el conocimiento local: los científicos se ocupan de la ‘ciencia’ mientras que las poblaciones locales se interesan en la ‘alquimia’, la ‘superstición’ o el ‘pensamiento mágico’. Si quisiéramos respaldar esta idea de que el conocimiento local no es válido, por una cuestión de lógica pura, deberíamos plantearnos miles de preguntas. Entre las numerosas posibilidades, mencionaremos:
Podríamos seguir dando muchos más ejemplos. Una parte importante de las respuestas a estas preguntas reside en la arrogancia infinita de la sociedad moderna que está convencida de que el ‘método científico’ es el único para alcanzar el conocimiento. Esta actitud nos ha llevado a ignorar y a atacar los otros sistemas cognitivos, igualmente válidos y, con frecuencia, más eficaces, completos o profundos.
Si reconociéramos que hay muchas formas de alcanzar el conocimiento y transmitirlo, se podrían crear las condiciones para que la enorme mayoría de nuestros conciudadanos se convirtiera en contribuyentes activos del progreso social, científico y tecnológico. Esto exigiría tomar conciencia de algunas características de los sistemas de conocimiento local.
Primero, el conocimiento es una herencia que cada persona, generación y sociedad recibe y transforma hasta que lo transmite como legado a sus descendientes. Dicho conocimiento ‘pertenece’ a las generaciones actuales y futuras del mismo modo que perteneció a los ancestros que lo originaron. El problema de la piratería, descrito por Hope Shand (Monitor no. 17), no reside en el hecho de que un científico, una universidad o una empresa dados use el conocimiento elaborado por las comunidades rurales del Tercer Mundo. El problema se plantea cuando los primeros no reconocen las contribuciones hechas por estas últimas y procuran monopolizar dichos conocimientos recurriendo a la protección jurídica.
Segundo, el conocimiento local no se restringe al patrimonio exclusivo de grupos étnicos específicos. Es una forma de conocimiento que, si consideramos la historia, ha estado presente en todos esos pueblos y sociedades que mantuvieron un contacto íntimo y permanente con la naturaleza circundante. Dicho conocimiento se deriva de la observación diaria y de la experimentación con formas de vida, sistemas productivos y ecosistemas naturales así como la existencia o la ausencia de ancestros europeos no ha influido en la capacidad de elaborarlos. Si en la actualidad han prácticamente desaparecido por completo de los países industrializados y de gran parte del Tercer Mundo, ello se debe a la agresión permanente de la sociedad moderna, de la urbanización y de la industrialización agrícola, las que impiden nuestro contacto con muchos fenómenos naturales.
Tercero, las diferentes formas de conocimiento local no son piezas arqueológicas, un patrimonio fosilizado de la sabiduría alcanzada hace muchos siglos. Son formas vivas y dinámicas, en constante evolución y cambio. Por este motivo, una vez que dejamos de atacarlo, es posible recuperar este conocimiento, reconstruirlo y revitalizarlo. Esta revitalización puede asumir muchas formas, incluso algunas que no exigen el contacto directo con la naturaleza que parece desagradarle tanto a Goldstein.
Si sólo aceptamos como válido el conocimiento obtenido en los laboratorios o mediante cierto tipo de experimentos, estamos excluyendo una enorme variedad de oportunidades de aprender, disfrutar y mejorar nuestra función en la tierra. El reconocimiento y el respeto por el valor y el potencial del conocimiento local no nos empobrecerán. Todo lo contrario, nos darán las armas para combatirla, haciéndolo desde la raíz, y sobre todo porque puede brindarnos numerosas oportunidades para la capacidad humana e intelectual que, de acuerdo con Daniel Goldstein, está bloqueada o perseguida en nuestros países.
Afortunadamente, las opiniones como la de Goldstein, aunque todavía predominen, ya no son las únicas que imperan en la comunidad científica. Con respecto a su consejo, él debería saber que muchos de nosotros leemos la revista Nature y otras pero yo me sentiría más próximo a ella si ésta aceptara el fascinante reto que representa informar sobre las diferentes formas de alcanzar el conocimiento.
Camila Montecinos

Centro de Educacion y Tecnología, Casilla 16557, Correo 9, Santiago, Chile. Teléfono (+56) 2 234 11 41; Fax (+56) 2 233 72 39; E-mail gcv@biodiv.mic.cl

Este artículo está destinado a estimular la discusión sobre un aserto controvertido. Las opiniones expresadas en este artículo son las de la autora y no necesariamente reflejan el punto de vista de los editores.

Los artículos publicados en el Monitor de Biotecnología y Desarrollo no están protegidos por el derecho de autor. Puede traducirse o reproducirse parte de los mismos sin autorización previa (excepto aquellas tomadas de otras fuentes), haciendo mención de su origen.

 


Volver al comienzo
Página de presentación del Monitor
Indice de este tema
Cómo ponerse en contacto con nosotros

Indice de este ejemplar