HOMEABOUT USCOLOPHONCONTACTPUBLICATIONSLINKS
La Prospección de la Diversidad Biológica:
La función de los proveedores, los coleccionistas y los usuarios
By
Kerry ten Kate

 
Palabras clave:  Prospección de la diversidad biológica; Políticas y programas.
Cita literal: Kate, K. ten (1999), "La Prospección de la Diversidad Biológica: La función de los proveedores, los coleccionistas y los usuarios." Monitor de Biotecnología y Desarollo, Compendio 1995-1997, p. 20-25.

El flujo internaciónal de material genético y su uso potencial como fuente de ingresos para los países en desarrollo ha despertado gran interés. Aunque es poco probable que la prospección biológica genere ingresos importantes a nivel nacional o que constituya un poderoso incentivo para la conservación, podría hacer que los países en desarrollo obtuvieran muchos beneficios de ella. En un informe reciente, financiado por la Overseas Development Administration, se elaboraron algunas recomendaciones concretas al respecto.

Es impredecible el futuro de la investigación sobre recursos genéticos y bioquímicos de valor (o sea la prospección de la diversidad biológica) que se encuentran en la naturaleza, ya que sufrirá la influencia de la evolución científica y tecnológica que afecta la economía del desarrollo de productos, los efectos de los cambios políticos relativos al acceso a la diversidad biológica y también del alcance de la cooperación entre los gobiernos, las empresas y la sociedad civil para concebir políticas adecuadas y acuerdos específicos.
El texto de los artículos 15, 16 y 19 del Convenio sobre la Diversidad Biológica, que se ocupa del acceso a la misma, de la participación en los beneficios y de la transferencia de tecnología, deja a los gobiernos nacionales un considerable margen sobre en qué medida y cómo reglamentarán el acceso a la diversidad biológica así como la participación en el desarrollo y la comercialización de productos. El Convenio brinda poca orientación en lo que hace al carácter y la combinación de los beneficios adecuados, a lo que constituye una participación justa y equitativa y a quiénes deben ser los beneficiarios. Cierto número de partes interesadas, a saber, los proveedores, los coleccionistas y los usuarios, participan en el descubrimiento y el desarrollo de productos derivados de la diversidad biológica. Para que la prospección biológica promueva el desarrollo sostenible, los tres grupos tienen que ser conscientes de la función que cada uno desempeña en una estrategia de ese tipo y en los acuerdos específicos.

Proveedores
Son generalmente departamentos de los gobiernos federales, estatales o locales, administradores de áreas protegidas, comunidades locales e indígenas y terratenientes. En ciertos países, la prospección biológica puede ser uno de los varios usos sostenibles de la diversidad biológica si se la emplea como parte de una estrategia nacional en la materia (véase el recuadro). Los gobiernos deberían garantizar que las políticas en materia de diversidad biológica se integraran bien a las otras áreas pertinentes de la política, como la propiedad de la tierra y los recursos genéticos, la ciencia y la tecnología, la educación, la salud, el comercio y la industria.
Con el objeto de evaluar el potencial de un país como fuente de diversidad biológica y servicios en la prospección, los gobiernos tendrían que trabajar con las instituciones proveedoras, tanto privadas como públicas, para crear consciencia acerca de la gama de mercados posibles así como de los tipos de productos y servicios necesarios en cada sector, para conocer las reglamentaciones, en materia de seguridad, eficacia y calidad, relativas a la comercialización de los productos y, más importante aún, las normas de calidad exigidas por los consumidores en cada mercado propuesto.
Las ventas mundiales anuales de productos farmacéuticos alcanzan aproximadamente los 200 mil millones de dólares estadounidenses, de los que 40 mil millones se calcula que son resultado de la prospección biológica. El mercado de productos farmacéuticos es probablemente el más grande del mundo en este ámbito.
El mercado de semillas es mucho menor, al igual que su contribución a la diversidad biológica silvestre. En una encuesta sobre la fuente de germoplasma de diversos grupos de cultivos para 20 empresas fitomejoradoras y productoras de semillas, hecha por la Universidad de Cambridge y el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación, las entrevistadas obtuvieron el 81,5 por ciento de todo su germoplasma de cultivares comerciales, proviniendo el resto de especies silvestres mantenidas in situ y ex situ, así como de variedades locales in situ y otras mantenidas en bancos de genes. Las cifras relacionadas con la industria semillera, por ejemplo, sugieren que el interés de las empresas en invertir en la prospección biológica es limitado pero que, cuando se interesan, buscan características específicas. Según el (desaparecido) Consejo comercial para el desarrollo sostenible, las empresas procuran "estabilidad macroeconómica y política, sistemas de propiedad y jurídicos fiables, mano de obra educada y una infraestructura física adecuada (caminos, electricidad, comunicaciones y otros)". En cuanto a las consideraciones ecológicas, estos factores influyen en la elección de los países en los que las compañías llevan a cabo su prospección.

Reglamentaciones complejas
Los coleccionistas y los usuarios suelen quejarse de la complejidad de las reglamentaciones y de los procedimientos de acceso a los recursos genéticos. Dentro de un mismo país puede ser necesario pedir permisos a más de media docena de organismos gubernamentales federales, estatales o locales. Las reglas no suelen ser claras ni coherentes y cambian constantemente. A veces ni siquiera basta con solicitar el acceso incluso con 18 meses de antelación y cuando se concede el permiso al coleccionista, al llegar al país descubre que dichas reglas han cambiado, lo que causa confusión, demoras, gastos e incertidumbre. Esto constituye quizás el principal factor de limitación del entusiasmo de los usuarios potenciales de la prospección biológica, aparte del problema de la rentabilidad de las políticas de obtención de recursos.
Los gobiernos pueden abordar este problema creando coordinadores nacionales para planificar y administrar estas cuestiones, para coordinar todas las actividades, simplificar las solicitudes de acceso y facilitar la asociación con partes interesadas extranjeras y nacionales.

Estrategia para la diversidad biológica 

Elementos para el uso sostenible de la diversidad biológica
• Evaluación de las oportunidades, las necesidades, los recursos y las capacidades de cada país de usar en forma sostenible sus recursos genéticos, incluida la prospección biológica;
• Políticas y legislación nacionales para exigir, como condición para el acceso, una participación justa en los beneficios resultantes del uso de los recursos genéticos y del conocimiento sobre ellos, para que recaigan en quienes los suministraron, para que parte de los beneficios se dedique a la conservación;
• Legislación, políticas e incentivos para aumentar las capacidades nacionales de añadir valor a los recursos genéticos, produciendo así mayores ingresos y otros beneficios sociales y desarrollo, a partir de actividades sostenibles, y alentando la protección de la diversidad biológica;
• Identificación de vínculos y canales institucionales a través de los cuales se podrían compartir con los principales interesados los beneficios que procura obtener el país. Mecanismos para negociar asociaciones mutuamente satisfactorias de prospección biológica, que sean justas, con los interlocutores dentro del país y con las empresas extranjeras o con otros países proveedores o con países usuarios;
• Creación de mecanismos que permitan la participación de los principales interesados en las estrategias nacionales de conservación y uso sostenible de la diversidad biológica, en la elaboración de normas jurídicas internacionales destinadas a apoyar los intereses nacionales y en los acuerdos de prospección biológica específicos;
• Identificación de fuentes de financiación para iniciar actividades sostenibles de prospección biológica y otros usos de los recursos genéticos.

Fuente: Ten Kate (1995)


Asociaciones entre locales y extranjeros
Son muy pocos los países en desarrollo que disponen de la tecnología y los recursos financieros para descubrir un producto y fabricarlo ellos mismos. Puede demandar 10 años y unos 300 millones de dólares estadounidenses el introducir un nuevo producto farmacéutico en el mercado y otros 10 años para crear la resistencia a una plaga o enfermedad particular en un cultivo. La asociación con empresas extranjeras puede ayudar a los países en desarrollo a adquirir los medios para pasar de ser proveedor de materia prima biológica a serlo de productos con más valor añadido. Además, mientras que las compañías farmacéuticas hallan pocos incentivos comerciales en la investigación destinada a curar enfermedades específicas de los países en desarrollo, las asociaciones de prospección biológica pueden permitir que la investigación se oriente a esos ámbitos como parte del acuerdo de participación en los beneficios. En Costa Rica, en el proyecto sobre grupos de cooperación internacional en diversidad biológica (ICBG), los científicos de INBio llevarán a cabo un cribado para combatir bacterias y hongos y el personal de la Universidad de Costa Rica se encargará de hacer lo mismo con respecto al paludismo y a las enfermedades inflamatorias. La asociación con Bristol-Myers Squibb del Reino Unido permitirá que se siga cualquier pista interesante para la elaboración de productos. El laboratorio británico buscará compuestos medicinales antiinfecciosos y dermatológicos y tratará de detectar también otros que sirvan para combatir el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o que sirvan para el sistema nervioso central. En forma parecida, como parte de su participación en los beneficios con los colaboradores de Africa occidental, Shaman Pharmaceuticals de los Estados Unidos suministró material de laboratorio y becas a un laboratorio de investigación de Nigeria que trabaja sobre tratamientos a base de plantas para combatir el paludismo y otras enfermedades que prevalecen en las zonas tropicales de esa parte del continente.
No toda la prospección biológica necesita inversiones del Norte. Una de sus aplicaciones más prácticas puede ser a nivel local. La Organización Mundial de la Salud estima que el 80 por ciento de las personas en el mundo en desarrollo confía en la medicina tradicional para la atención médica básica y que cerca del 85 por ciento de estas medicinas implican el uso de extractos de plantas. Trabajando con herbolarios locales, los científicos de la Universidad de Ceará en el noreste del Brasil han elaborado cierto número de remedios y han producido, en un laboratorio básico construido en la comunidad, aproximadamente 50.000 frascos de jarabe para la tos y el asma, más de 20.000 caramelos destinados a problemas de garganta y más de 1.000 bolsas de diversas hierbas para tratar males específicos. Se contrató a 50 niños de la calle como ‘agentes de salud’ para vender productos en la comunidad local y difundir la importancia terapéutica de cada planta.

Consentimiento fundamentado previo
Aunque el consentimiento fundamentado previo de las partes contratantes a nivel nacional es un requisito para el acceso, una atenta lectura del Convenio sugiere que, a nivel local, se lo promueve, al igual que la participación en los beneficios, pero que no son obligatorios. La prospección biológica sólo generará beneficios duraderos de carácter ambiental, económico y social, si éstos llegan hasta quienes están más cerca de las propias fuentes de diversidad biológica, motivándolos a que las conserven y permitiéndoles desarrollarlas más en forma sostenible. La participación en los beneficios a nivel local, dedicando una parte a la medidas de conservación específicas, constituye la clave del éxito para las asociaciones duraderas de prospección biológica.
Los gobiernos deberían suscitar y facilitar la participación de las empresas, las ONG y las comunidades locales en la elaboración de la estrategia nacional de diversidad biológica y en los proyectos específicos de prospección biológica. Por ejemplo, INBio ha venido participando en el desarrollo de la política y la legislación costarricenses al respecto y comparte los beneficios trabajando con la universidad local y empleando más de 70 personas locales, incluidos 46 legos en calidad de "parataxonomistas" para recoger y preparar especímenes destinados a su inventario. Otros 28 empleados, de los cuales 12 son profesionales y técnicos, trabajan en el departamento de prospección, y cuatro técnicos de laboratorio y seis químicos especializados en ecología en la colaboración con el ICBG. Sin embargo, se suscitó una controversia importante con respecto a la falta de participación de los pueblos indígenas en las actividades de prospección en Costa Rica.
Las comunidades locales y las poblaciones indígenas así como las ONG deberían hacer presión ante el gobierno para que se elaborara una legislación nacional acompañada de políticas y procedimientos como los de Filipinas, que exigen el consentimiento fundamentado previo y la participación en los beneficios a nivel local (véase el texto del recuadro). Estas comunidades pueden hacer ciertos pedidos a los coleccionistas que quieren trabajar en el área que les pertenece. En el Ecuador los awa, y en Panamá los Kuna, tienen acuerdos de investigación y códigos éticos para los investigadores visitantes, estableciendo sus prioridades y preferencias para la investigación y la reparación de los beneficios. También han firmado acuerdos comerciales que incluyen cláusulas exigiendo el consentimiento fundamentado previo, la transferencia de tecnología y el respeto de las tradiciones culturales (véase el recuadro).

Un marco reglamentario en Filipinas

El 18 de mayo de 1995 Filipinas adoptó un decreto presidencial que reglamenta la prospección biológica. Exige que los interesados negocien un acuerdo de investigación con el gobierno y que consigan el consentimiento fundamentado previo al igual que compartan los beneficios con los interlocutores nacionales, a saber, las comunidades locales y las poblaciones indígenas. Actualmente se están redactando las modalidades de aplicación del decreto que incluye, entre otros, los siguientes requisitos:
Consentimiento de las comunidades culturales indígenas: se permitirá la prospección de los recursos biológicos y genéticos en las tierras ancestrales y del dominio de las comunidades culturales indígenas solamente con el consentimiento fundamentado previo de éstas, obtenido de conformidad con las leyes tradicionales de dicha comunidad.
Condiciones mínimas de un acuerdo comercial y de acuerdos académicos de investigación: 
• Un límite para las muestras que pueden recolectarse y exportarse;
• Un conjunto completo de especímenes se depositará en el Museo Nacional de Filipinas;
• El acceso a los especímenes y datos pertinentes depositados en el extranjero deberá concederse a todo ciudadano filipino;
• El coleccionista debe informar al gobierno filipino y las comunidades locales y poblaciones indígenas si de sus actividades resulta un producto comercial;
• El pago de las regalías negociadas o de otras formas de compensación al gobierno nacional, a la comunidad local o cultural indígena y a la persona o al beneficiario designado, cuando se destine a un uso comercial;
• La participación de científicos filipinos en el proceso de investigación y recolección a cargo del coleccionista;
• La transferencia de equipo a un instituto filipino, cuando corresponda;
• Una cuantía fija que se pagará al Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales;
•  En el caso de las especies endémicas, tendrá que ponerse a disposición de una institución filipina designada la tecnología para usarla a nivel local y con carácter comercial, sin pago de regalías al coleccionista (aunque pueden negociarse otros acuerdos).

Fuentes: Barber y La Viña (1995); Philippines Presidential Excecutive Order no. 247 (1995).


Coleccionistas y usuarios
Los coleccionistas son generalmente jardines botánicos, departamentos universitarios, institutos de investigación, contratistas privados o comunidades locales y poblaciones indígenas. Deben respetar las leyes del país anfitrión y los procedimientos que rigen el acceso a la diversidad biológica y la solicitud de los permisos correspondientes. Dado que muchos países aún no han elaborado políticas para promover una participación justa y equitativa en los beneficios, los coleccionistas están obligados en todos los casos a respetar un código ético voluntario.
Los usuarios son empresas farmacéuticas, semilleras, agroquímicas y biotecnológicas que elaboran o comercializan los productos resultantes de la prospección. Suelen usar los servicios de coleccionistas para tener acceso a las muestras. Las empresas pueden promover la prospección biológica que respalda el desarrollo sostenible publicando una declaración sobre políticas en la que se establezca la práctica de la empresa y se garantice que se integran sus elementos en todas las transferencias de material y los acuerdos de prospección biológica. Como parte de esta política, deberían aceptar los recursos genéticos y la información sólo de los proveedores autorizados a recolectar y suministrar muestras. Además, tendrían que asegurarse de que las actividades de los proveedores son conformes a la legislación y a las políticas pertinentes. Si los proveedores inmediatos han firmado ellos mismos acuerdos de suministro que concedan la participación en los beneficios a los además de la cadena de abastecimiento, las empresas tendrán que asegurarse de que los beneficios se compartan con quienes poseen y protegen los recursos.
Las empresas pueden incluir en sus acuerdos con los proveedores de recursos genéticos condiciones que estipulen las mejores prácticas para la participación justa y equitativa en los beneficios, incluidas las consideraciones financieras, como el pago por las muestras, los presupuestos de la investigación y las regalías, la transferencia de tecnología, la creación de capacidad y la participación en los resultados de la investigación.
A través de los acuerdos de colaboración en investigación y desarrollo y las empresas mixtas con los proveedores de recursos genéticos, las empresas pueden ayudar a los proveedores a crear su propia capacidad para agregar valor a los recursos genéticos naturales, para mejorar el control de calidad y para compartir con ellos los frutos de su propia biotecnología al igual que de la investigación y el desarrollo. Cuando fuera posible, las empresas deberían comprar productos con más valor añadido dentro de la cadena, en vez de materias primas, por ejemplo, materiales extraídos o procesados, y tendrían que pagar por ese valor con el suministro de información relacionada a las observaciones sobre el comportamiento y la actividad de los materiales biotecnológicos o a los resultados de la investigación y el desarrollo de éstos. Con frecuencia esto será más fácil para la empresa si mantiene desde hace largo tiempo una relación con el proveedor, confía en la calidad de sus servicios y dispone de un incentivo para invertir en la tecnología y la capacitación impartida por el proveedor.

Condiciones para la prospección biológica
 
Los Kuna de Panamá
En 1988 el Proyecto de Estudio para el Manejo de Areas Silvestres de Kuna Yala (PEMASKY) y la Asociación de Empleados Kuna (AEK) de Panamá elaboraron un manual para reglamentar la investigación científica en su zona.
En él se exige a los investigadores lo siguiente:
•   Elaborar una propuesta indicando la duración, el alcance y el impacto ambiental y cultural potencial de un programa de investigación, para que la apruebe el Comité Científico del PEMASKY;
• Obtener la aprobación del Comité Científico del PEMASKY para la recolección de especies. En ellas no se podrán incluir especies en peligro ni tampoco se las podrán usar para fines comerciales; su uso deberá ser no destructivo;
•   Seguir un curso de orientación sobre la cultura de los Kuna Yala y respetar las normas de las comunidades en las que trabajen;
•   Incluir colaboradores, asistentes, guías e informadores Kunas en su programa de investigación y brindarles capacitación en técnicas científicas pertinentes;
•   Dejar en el PEMASKY muestras de todos los especímenes (para las colecciones en la Universidad de Panamá) y copias de las fotografías o diapositivas tomadas durante el programa de investigación;
•   Presentar al PEMASKY informes por escrito de la investigación, y dos copias de cualquier publicación, en español, así como descripciones de todas las especies nuevas para la ciencia;
•   No introducir especies exóticas de plantas ni de animales ni manipular genes.

Además, se limita la investigación a ciertas zonas de la reserva, se la prohibe en algunos sitios, como los ceremoniales o sagrados, y se la controla en otros específicos, como las zonas de selva administradas por la comunidad.
 

La Federación Awa y el NYBG
En abril de 1993, el Jardín Botánico de Nueva York (NYBG) y la Federación Awa, una institución de carácter jurídico que administra la tierra comunal propiedad de los Awa de Cachi, Ecuador, firmó un acuerdo por dos años para la investigación científica académica. El acuerdo incluye lo siguiente:
 
•   Todos los científicos tienen que solicitar por escrito el permiso para realizar estudios, describiendo sus objetivos, el tamaño y la composición del equipo de investigación, la duración del programa de investigación, las especies o el objeto del estudio y la forma en que esa investigación beneficiará a la comunidad Awa;
•   El pedido del permiso debe presentarse con dos meses de antelación como mínimo porque las comunidades dispersas sólo se reúnen cuatro veces al año durante cuatro días;
•   Los grupos de investigadores se limitarán a cinco personas;
•   Guías e informantes locales deben acompañar a los científicos;
•   Está prohibido sacar cualquier objeto del territorio Awa sin la aprobación de la Federación;
•   Los pagos a los miembros de la Federación Awa por sus servicios deberán ser conformes a los precios fijados por ella;
•   La Federación Awa debe ser mencionada oficialmente por su colaboración en todas las publicaciones.
Fuente: Posey y Dutfield (1995).

Realidad
Los acuerdos como los mencionados anteriormente ilustran la forma en que la prospección biológica puede contribuir a toda una serie de metas nacionales de desarrollo sostenible: desde el inventario de la diversidad biológica de Costa Rica, subsidiado por las actividades de INBio, hasta la capacitación de científicos estipulada en varios acuerdos, para apoyar la investigación relativa a las enfermedades de los países en desarrollo y la atención médica de las comunidades locales. Sin embargo, aún no se han desarrollado estrategias nacionales para la diversidad biológica, que aborden plenamente su uso sostenible, y es improbable que las actividades especiales de prospección biológica aprovechen al máximo los beneficios potenciales de los países participantes y de los principales interesados. Más aún, dado que los términos de la mayoría de los acuerdos son confidenciales, será difícil examinar su contribución al desarrollo sostenible. Además, es difícil predecir la demanda futura de los usuarios en cuanto al acceso a la diversidad biológica para las actividades de prospección. El mercado actual de bienes y servicios con valor añadido sin duda es limitado.
Todo esto sugiere un futuro modesto para la prospección biológica. No obstante, si los proveedores, los coleccionistas y los usuarios dan los pasos indicados anteriormente, deberían poder aprovechar al máximo las oportunidades existentes.
Kerry ten Kate

Director de Environmental Strategies
Brook House, Crookham Village
Hampshire GU13 OSS
Reino Unido

Teléfono (+44) 1252 613789
Fax (+44) 1252 613789
E-mail: 100427.1507 @compuserve.com

Fuentes
Charles Victor Barber y Antonio La Viña (1995), Regulating Access to Genetic Resources: The Philippine experience. Paper presented at the Global Diversity Forum, Jakarta, 4-5 de noviembre de 1995.

Cambridge University Faculty of Economics and Politics and the World Conservation Monitoring Centre (1994), Sustainable Utilisation for Global, National and Community Benefit. An analysis of utilisation and biodiversity conservation. Case study: The use of plant genetic resources in agriculture. Unpublished draft.

Kerry ten Kate (1995), Biopiracy or Green Petroleum? Expectations and best practice in bioprospecting. Londres: Overseas Development Administration.

Philippines Presidential Executive Order no. 247 (1995), Prescribing Guidelines and Establishing a Regulatory Framework for the Prospecting of Biological and Genetic Resources. Their By-Products and Derivatives, for Scientific and Commercial Purposes and for Other Purposes. Manila: 18 de mayo de 1995.

Darrell A. Posey y Graham Dutfield (1995), Beyond Intellectual Property Rights: Towards traditionnal resource rights for indigenous peoples and local communities. Ottawa, Canadá: International Development Research Centre.

Los artículos publicados en el Monitor de Biotecnología y Desarrollo no están protegidos por el derecho de autor. Puede traducirse o reproducirse parte de los mismos sin autorización previa (excepto aquellas tomadas de otras fuentes), haciendo mención de su origen.

 


Volver al comienzo
Página de presentación del Monitor
Indice de este tema
Cómo ponerse en contacto con nosotros

Indice de este ejemplar