HOMEABOUT USCOLOPHONCONTACTPUBLICATIONSLINKS
Una Evaluación del Uso de la rBST en México
By
Michelle Chauvet
and René F. Ochoa

 
Palabras clave:  México; Hormonas (animales); Seguridad biológica/ Inocuidad de los alimentos; Impacto socioeconómico.
Cita literal: Chauvet, M. and Ochoa, R.F. (1999), "Una Evaluación del Uso de la rBST en México." Monitor de Biotecnología y Desarollo, Compendio 1995-1997, p. 3-5.

La somatotropina bovina recombinante (rBST) se usa en México desde 1990. Debido a las distorsiones del mercado mundial y al control del precio interno de la leche fresca, su empleo no ha causado la reducción esperada en las importaciones lecheras. El sector de productos lácteos a gran escala es el que se ha beneficiado especialmente con su introducción mientras que, en las condiciones actuales, el resto del sector no puede hacerlo.

El incremento en la producción lechera es de gran importancia para México, si se considera que en 1995 el país satisfizo el 39 por ciento de su consumo total gracias a las importaciones, principalmente de leche en polvo. Este déficit en la producción, junto con la falta de reglamentaciones estrictas sobre seguridad biológica y la ausencia de asociaciones de consumidores organizadas y críticas, que se interesen en el uso de la biotecnología en la agricultura y en la elaboración de alimentos, favoreció la introducción de la STbr en el sector lechero mexicano. Se esperaba poder obtener a corto plazo un volumen mayor de leche con la misma cantidad de animales. Por ello ya se introdujo esa hormona en México a partir de 1990, cuatro años antes de que se la aprobase en los Estados Unidos.
La producción nacional de leche aumentó desde esa fecha pero también lo hicieron sus importaciones, tanto en términos absolutos como relativos (con excepción de 1995, cuando se limitaron las importaciones debido a la crisis económica del país). Primero, el incremento de las importaciones se debió a la dinámica del mercado lechero mundial que no puede considerarse libre, ya que se regula por medio de contingentes y subsidios a la exportación en los principales países productores. Las exportaciones subsidiadas de sus excedentes de leche y la venta masiva de sus reservas hizo que bajaran los precios en el mercado mundial a niveles con los que no podían competir los productores mexicanos.
Segundo, la política del gobierno en relación al suministro de leche en el país incluye un sistema de ventajas comparativas que da preferencia a la compra de alimentos procedentes del extranjero a precios por debajo de los costos de producción nacionales, aun cuando esto afecte el sector productivo nacional. Además, para favorecer al consumidor, se establecieron controles de precios para leche fresca (en envases de un litro) aunque no existen para el queso, la crema, la mantequilla, el yogur ni otros productos lácteos.

El sector lácteo mexicano
El sector lácteo de México varía mucho a lo largo del país. En función de las razas las 0,8 millones de vacas lecheras (en 1992) pueden dividirse en tres sistemas de producción. Hay un mercado organizado para el sistema especializado, cuyo control de calidad es más estricto, al que se destina la leche elaborada principalmente por medio de cooperativas y grandes empresas lácteas, las que abastecen de leche pasteurizada y productos lácteos los más importantes centros urbanos del país. Por ello, las políticas gubernamentales de control de precios de la leche se aplican básicamente a este sistema de producción, el que, por lo mismo, es más sensible a la inflación, la cual provoca un constante incremento en los costos de insumos, mientras que ese control impide el mismo porcentaje de aumento en los ingresos de los agricultores. Algunas grandes usinas lecheras han tratado de escapar a ese sistema de control dedicando más leche a la producción de queso y de otros productos lácteos o vendiéndola en envases que no fueran de un litro. Sin embargo, el miedo de perder su parte del mercado o el costo de adaptar sus instalaciones han disuadido a la industria láctea de efectuar grandes cambios estructurales.
La comercialización de leche es muy diversa para los sistemas de doble finalidad y por estaciones, y suele carecer de controles tanto de calidad como sanitarios. Sus productores la venden a grandes corporaciones como Nestlé, a pequeñas centrales lecheras locales o a pequeñas fábricas de queso familiares, o la distribuyen fresca en los hogares para evitar el control de precios impuesto por el gobierno. La estrategia de bajos insumos que caracteriza a ambos sistemas les permite un margen mayor por litro de leche, aunque también son limitados los niveles de producción.

¿En dónde está aprobada la rBST?
No está autorizada la rBST en los 15 estados miembros de la Unión Europea ni tampoco en Australia, el Canadá, Nueva Zelandia y Noruega.
Los países que figuran a continuación han autorizado su uso:
    Africa      Asia     América     Europa
    Argelia
    Namibia
    Sudáfrica*
    Zimbabwe* 
    Corea del Sur
    Malaisia*
    Paquistán
    Brasil*
    Costa Rica
    Estados Unidos*
    Honduras
    Jamaica
    México*
    Venezuela
    Bulgaria
    Eslovaquia
    República Checa*
    Rumania
    Rusia
Notas:
  Los países marcados con un * son aquellos en los que la rBST se comercializa con el nombre Posilac, la marca registrada por Monsanto.
•  En los demás países se vende un producto elaborado por Elanco o uno de fabricación nacional (ya sea bajo licencia oficial o bien como resultado de una imitación ilegal).

Beneficios diferenciados para los productores
El uso de la rBST es muy conocido pero no constituye una práctica predominante en el sector especializado y los resultados corresponden a los registrados en los países desarrollados: un aumento promedio de la producción de leche de 2 a 3 litros, o sea el 10 por ciento, por vaca y por día. La evaluación de la rentabilidad resultante de su uso fue favorable para los productores de este sistema. Su situación financiera les permite hacer frente al incremento de los costos de producción correspondientes a la hormona.
No obstante, los otros dos sectores no se benefician de su aplicación. Dadas sus condiciones, no se ha demostrado que el ingreso superior debido al incremento en la producción lechera, compense el aumento de los costos debido a la compra de la hormona, los piensos adicionales y los costos de gestión.

Cuestiones relacionadas con la salud humana
El organismo de control de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos, Food and Drug Administration (FDA), no ha encontrado ningún efecto nocivo para el ser humano, resultado del consumo de leche producida por vacas tratadas con la rBST. De acuerdo con él, la hormona actúa exclusivamente en el organismo bovina. Sin embargo, las asociaciones de consumidores están preocupadas porque temen que pueda verse alterado el metabolismo de las personas que beben esa leche. Monsanto, la empresa estadounidense que vende la hormona, sostiene que es una hormona proteica, y no un esteroide, y que por ello no tiene consecuencias metabólicas.
Mientras tanto, ni el gobierno ni las asociaciones han aprovechado la oportunidad de realizar estudios sobre los efectos a largo plazo en la población debidos al consumo de leche producida con esa hormona. Hasta ahora la prensa no ha informado de ninguna consecuencia para la salud de los consumidores.

Perspectivas
Como lo demuestran múltiples estudios, la rBST brinda una oportunidad de aumentar la producción de leche. Sin embargo, son necesarios cambios en la gestión para beneficiarse plenamente con ella, lo que exige el compromiso de los ganaderos, así como un esfuerzo de su parte, en los diferentes sistemas de producción mexicanos.
La introducción de esta hormona en el sector lácteo nacional tuvo éxito sólo parcialmente puesto que apenas una parte del sistema especializado la adoptó. Algunos de esos productores nunca la usaron porque no estaban convencidos de sus ventajas económicas. Otros dejaron de hacerlo porque los niveles de producción alcanzados con su administración corriente, fueron inferiores a los esperados y tuvieron un impacto económico negativo. En muchos casos, se la aplica para usos alternativos en la explotación ganadera, como ayudar a terminar la lactancia de las vacas al final del periodo de cría y para preparar a las vacas antes del período en que no dan leche.
Los pasos recientes tendentes a la liberalización del precio de la leche y la mejora de la economía mexicana podrían ampliar el alcance de influencia de la rBST en el sistema de producción especializado. En esas circunstancias la rBST podría ayudar a acrecentar la producción lechera nacional. Desde un punto de vista económico esto significa que se gastarían menos divisas en importaciones de leche y disminuiría la dependencia del suministro de alimentos extranjeros.
La perspectiva de extender su uso a los sistemas de doble finalidad y de producción por estaciones es menos promisoria. Se cree firmemente que las regiones tropicales de México tienen un importante potencial para la producción de ganado, a causa de sus abundantes recursos forrajeros. Pero resulta dudoso que el uso de esta hormona pueda contribuir a aprovechar este potencial. Dado tanto la baja productividad de las vacas en las regiones tropicales del país como el costo de la rBST, hace falta un incremento proporcionalmente grande en la producción lechera para que sea económicamente viable usarla. Los intentos aislados para probarla en esas condiciones no han permitido determinar sus beneficios. La disponibilidad de forrajes por sí sola no garantiza un aumento neto en la producción de leche después de aplicar la hormona, si no se efectúan también cambios importantes en las condiciones de gestión. Además, la estrategia común de producción con bajos insumos no ofrece grandes expectativas para la futura utilización de la hormona en estos sistemas de producción en México.
Michelle Chauvet*/René F. Ochoa**

*Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Azcapotzalco
Departamento de Sociología
Av. San Pablo 180
México, D.F., C.P. 02200.

Teléfono (+525) 724 4344
Fax (+525) 394 8093
E-mail chauvet@profmexis.sar.net

** Departamento de Economía Agrícola de la Universidad A&M de Texas
College Station
Texas 77843 2124
EE UU.

Teléfono (+1) 409 845 8014
Fax (+1) 409 845 3140
E-mail r-ochoa@tamu.edu

Fuentes
R. Aboytes-Torres (1995), "Recombinant Growth Hormone: A challenge for Latin America". En: N. P. Peritore y A. K. Galve-Peritore (eds.), Biotechnology in Latin America: Politics, impacts and risks. Wilmington, EE UU: Scholarly Resources Inc. Imprint, págs. 137-146.

L. Ocampo, M. Morales, H. Bsurto y A. Auro (1995), "Effect of Bovine Somatotropin in Cows in the Tropics". Veterinary Mexican Review, vol. 26, no.2, págs. 37-39.

Ch. Nicholson (1995), Mexico’s Dairy Sector in the 1990s: A descriptive analysis. Research Bulletin 95-05. Department of Agriculture, Resources and Managerial Economics. Cornell University, EE UU.

C. Del Valle (1993), Milk Production Front News Threat. Texte de Recherche no. 22., págs. 1-14. París: Institut d’Etude du Développement Economique et Social, Université de París I.

Los artículos publicados en el Monitor de Biotecnología y Desarrollo no están protegidos por el derecho de autor. Puede traducirse o reproducirse parte de los mismos sin autorización previa (excepto aquellas tomadas de otras fuentes), haciendo mención de su origen.

 


Volver al comienzo
Página de presentación del Monitor
Indice de este tema
Cómo ponerse en contacto con nosotros

Indice de este ejemplar